Todo lo que necesitas para jugar a pádel

Aunque nacido a principios del siglo XX, el pádel ha cobrado enorme auge en los últimos años. Ello se debe a que, si bien jugar como un profesional requiere mucho esfuerzo y dedicación, hacerlo como aficionado es bastante sencillo. Dicho de otro modo, puedes disfrutar de su práctica desde los primero partidos que disputes. Otro factor importante a la hora de explicar el éxito de este deporte es que no necesitas un complejo y caro equipamiento para iniciarte en él. Uno normal es barato y se compone de pocos elementos.

¿Qué necesitas para disfrutar del pádel?

​Equipamiento para iniciarse en el pádel

Lógicamente y como sucede en otros deportes, hay equipamientos que cuestan bastante dinero. Pero están destinados a profesionales. Para practicar nuestra actividad como aficionado, no tendrás que hacer grandes desembolsos. El equipamiento básico se compone de los elementos que indicamos a continuación.

equipamiento padel

Ropa

Verdaderamente, no necesitas una indumentaria especial para disfrutar de este deporte. Basta con que sea cómoda para permitirte los movimientos y que sea transpirable para que no acumules calor. Por tanto, aunque hay uniformes realmente profesionales, una camiseta y un pantalón corto son suficientes.

Calzado

Mucho más importante es el calzado que vas a ponerte. De él depende que sufras una lesión. Unas zapatillas inadecuadas te producirán inestabilidad y resbalones, además de perjudicarte en tu juego al ralentizarlo. Ya existe calzado hecho para nuestro deporte, pero te vale cualquiera siempre que cumpla los siguientes requisitos: sea cómodo y estable, tenga buena amortiguación y agarre a la pista, no pese mucho y, preferiblemente, ofrezca bastante duración, esto último, por motivos simplemente económicos. 

En cualquier caso, las mejores zapatillas para este deporte son las de suela de espiga, por su mayor agarre y durabilidad. En pista de césped artificial se desenvuelven mejor las "omni", de suela de puntos, pero pierden bastante en otras superficies.

​Palas de control o palas de potencia

Las raquetas de pádel se denominan palas y tienen una superficie de golpeo de, como máximo, 30 centímetros. Esta, a su vez, es plana, aunque puede tener un tacto liso o rugoso, y se encuentra perforada por agujeros de unas dimensiones que van desde los 9 hasta los 13 milímetros de grosor. No obstante, te interesa más saber que existen, fundamentalmente, tres tipos de raquetas. Por una parte, están las redondas, también llamadas palas de control porque tienen el balance cerca de la empuñadura y facilitan que las domines mejor. Son, por tanto, más manejables y grandes lo cual te conviene si eres principiante. En segundo lugar, tienes las de diamante, conocidas como palas de potencia por facilitar esta, al tener el balance más cerca de la punta. Como contrapartida, son más difíciles de manejar. Y, finalmente, están las de pera, gota o palas polivalentes, que son intermedias entre las anteriores y, por tanto, te ofrecen una buen equilibrio entre potencia y control. Estas últimas son aptas para jugadores que ya saben dominar la pelota y buscan lograr un poco más de fuerza.

Equipamiento de padel

Pelotas

Las bolas de nuestro deporte no tienen mucho misterio, ya que son muy parecidas a las de tenis en cuanto a tamaño, peso e incluso color. De hecho, en un primer momento de tu aprendizaje, puedes usar estas últimas. La principal diferencia estriba en la presión, que es más baja en las nuestras. El motivo es sencillo: conseguir un rebote más lento. Una bola homologada debe tener un rebote de entre 135 y 147 centímetros al dejarla caer desde 2,54 metros.

En definitiva, estos son los elementos que necesitas para jugar al pádel. Ya solo te falta decidirte a hacerlo. Tu salud te lo agradecerá y, además, disfrutarás de muy buenos momentos practicando nuestro deporte.

Sin comentarios

Añadir un comentario