Campamentos de pádel: aprende a jugar de una vez por todas

¿Quién puede resistir la tentación de golpear unas bolas en unas buenas pistas de pádel?

El pádel es un deporte supercompleto y, además, adecuado para cualquier persona, tenga la condición física que tenga. Naturalmente, no vas a jugar al mismo nivel ni de la misma manera si eres ya un jugador experimentado que si estás empezando. Eso es lo maravilloso de este deporte, que es apto para la práctica tengas el nivel que tengas. Es también ideal para los más pequeños por los muchos beneficios que provoca en su organismo de forma global. 

pista de padel

¿Qué tienen de mágico las pistas de pádel?

Como decimos, el pádel proporciona muchos beneficios tanto a nivel físico como mental, y además, pocas personas hay capaces de resistirse a jugar unas bolas. 

Al igual que otros deportes, la práctica de este ayuda a reducir el estrés, pues facilita la eliminación de tensiones al golpear la bola con la pala y hace que te evadas de las preocupaciones diarias. Además, su práctica te permite socializar con otras personas, pues generalmente se juega en pareja y eso te hace conocer a otros jugadores. Se trata, por otro lado, de un deporte divertido: si no eres un jugador con experiencia, el simple hecho de darle a la bola (o no) va a conseguir que pases un buen rato. 

Ofrece también beneficios para el corazón, fortaleciéndolo, al mismo tiempo que tonifica los músculos y permite adquirir más fuerza, coordinación y equilibrio. 

Por todo ello, no solamente es un deporte apropiado para adultos, sino también para los niños. Su práctica les ayuda a conseguir mejores capacidades físicas y el desarrollo de valores como el compañerismo o la disciplina. Igualmente, aporta todos los beneficios en lo que a salud se refiere como ya hemos mencionado anteriormente. 

campamento padel ninos

¿Campamentos de pádel? ¡Es una gran idea!

Estamos en verano, una época perfecta para que los más pequeños de la casa disfruten de su tiempo libre al mismo tiempo que hacen actividades saludables. Una de las cosas más sanas y divertidas que pueden hacer es aprender a jugar en los campamentos de pádellugares donde junto a otros niños pueden aprender desde cero a manejarse en este maravilloso deporte. 

En los campamentos encontrarán un punto en el que estarán realizando una actividad muy beneficiosa para su cuerpo y para su mente y podrán conocer a otros niños con los que se relacionarán y crearán lazos alrededor del pádel. 

Al no estar contigo, el niño deberá aprender a valerse por sí mismo, uno de los pilares de este deporte en el que la improvisación y la toma de decisiones a la hora de jugar cada punto es imprescindible. 

Aprenderán desde cómo coger la pala hasta cómo colocarse y moverse por la pista de la mano de monitores que les enseñarán todos los secretos de este deporte de manera divertida y cercana, mientras viven una experiencia distinta en un lugar diferente y desconectan de la rutina habitual. 

Además, en estos campamentos se fomentan valores de equipo como aprender a trabajar en equipo, así como se transmiten otros como pueden ser la tolerancia y el compañerismo, fundamentales no solo en el deporte, sino también en la vida. Pero no puedes olvidar que los niños son niños y que lo que quieren, necesitan y tienen que hacer es pasar una semana, diez días o el tiempo que sea imprescindible para hacer inolvidable su experiencia; lo importante es que lo único que hagan sea pasarlo lo mejor posible y conocer nuevos amigos. 

¿Tu hijo ya ha probado los campamentos de pádel? Las vacaciones de verano son un gran momento para hacerlo.

Sin comentarios

Añadir un comentario